VIAJAR A HOLANDA: LA HAYA Y ROTTERDAM

0
128
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Quienes me conocéis ya sabéis que viajar es una de mis grandes pasiones. Cualquier excusa es buena para escapar de la rutina. Soy de las que piensa que no hace falta irse muy lejos, y aunque soy de las que viaja a lugares lejanos, también lo hago a otros que me pillan más a mano.
Teníamos éste viaje pendiente desde el año pasado, que lo tuvimos que cancelar porque era cuando mi padre ya estaba muy pero que muy malito. Así que nos apetecía mucho ir a visitar a unos buenos amigos que viven en La Haya y disfrutar de estar con ellos, sin más, sin ninguna pretensión más que ponernos al día, pasear y charlar. 

Yo había estado en Holanda hacía ya mucho tiempo, pero no en La Haya, la capital del país. Amsterdam, Rotterdam o Maastrich me fascinaron cuando estuve, y ésta vez no fue menos. Éste país tiene un estilo de vida que enamora. Aprovechamos a visitar también Rotterdam y es que las distancias entre ciudad y ciudad son cortitas, así que nos dio tiempo a todo.

Den Haag nos recibió con mucho sol y con calor. Sí, calor del bueno. Fue hace una semanas en las que aquí llovía sin parar y hacía frío y fue llegar allí y de pronto ir quitándonos capas. Yo me puse un día vaqueros y manga francesa y casi muero del calor, así que por esa parte fue genial para disfrutar del buen tiempo y de nada de lluvia, así que nuestros amigos se encargaron de enseñarnos bien la ciudad junto a sus tres preciosos niños.
Disfrutamos mucho descubriendo La Haya en bici. Es algo que me encantó y más con el día tan bueno que hacía. Lo de las bicis en éstos países es otro nivel, es increíble ver cómo las familias enteras se mueven por cualquier sitio con los peques que llevan en sus bakfiets,  como un sidecar en la parte delantera de la vida, de hecho mi amiga muchas veces lleva a sus niñas de 4 y 5 años y al bebé de 11 meses en ellas como si nada, ¡una campeona! No hay mejor gimnasio que ese jejeje.
Es algo que además de ser divertido, tiene muchas ventajas porque no contamina y además, es un buen plan. La ciudad está pensada para ir en bici y no hay que tener ningún tipo de temor, se las respeta bastante y lo mejor de todo: la puedes aparcar en cualquier sitio con tu candado eso sí, pero los ciudadanos son muy respetuosos.

Los cafés me maravillaron. Si cierro los ojos puedo oler el café tan rico que tomé allí. pedí varios y bastante grandes, y además, todos acompañados de algún dulce riquísimo. Ya sabéis que desde que me gusta tanto el café, puntúo también a las ciudades con éste tema… ¡además de con la cerveza, el vino y la gastronomía, casi nada!

En cuanto a esto último, el país no destaca por ser rico culinariamente hablando, sí que sus patatas fritas están deliciosas, pero tiene muchas otras virtudes.

La limpieza y el orden de sus calles transmite una paz inmensa. No encontrarás ni un papel por el suelo y eso la verdad, es una auténtica maravilla. 
La majestuosidad de las casas del centro de la ciudad me maravilló, en alguna foto de las que os pongo luego podréis apreciarlo. Las zonas verdes y los parques inmensos llenos de vida y de gente disfrutando de manera sencilla, sin grandes pretensiones.
Las terrazas llenas de gente tomando algo, las tiendas decoradas con pequeños detalles que las hacen únicas y que tienen “ese no sé qué, qué se yo” que les otorgan un carisma especial.
Sus tiendas de decoración ideales, los escaparates llenos de encanto y con un gusto exquisito. 
Los cafés llenos de vida y con un ambiente chic. Sus bicis por todos los lados, de todos los colores y estilos que dan luz a la ciudad. La amabilidad y la educación de la gente. Su saber estar. Y sobre todo ellos, nuestros amigos a los que queremos y echamos de menos en España pero con los que pasamos un fin de semana precioso.
En Rotterdam, ciudad con uno de los puertos más importantes de Europa, disfrutamos también mucho de un paseo en Taxi Boat y estuvimos en el mítico Hotel New York comiendo con una sobremesa de esas que se alargan y en las que arreglas el mundo. El hotel conserva la arquitectura y el interior originales, nos maravilló su magnífica decoración, sus vidrieras, sus puertas, los baños… Merece la pena verlo. Ese día hizo menos sol, pero la temperatura era igualmente maravillosa y además yo iba de la mano de Cenicienta y Vaiana, ¿qué más se puede pedir? (Sino lo entendéis, mirad las fotos de abajo)
Os dejo más fotos de nuestra visita, espero que las disfrutéis 🙂

¡Espero que os haya gustado éste paseo por Holanda!

Si tenéis pensado viajar a Holanda, además de Amsterdam, tenéis que darle una oportunidad a otras ciudades maravillosas, más pequeñas y tranquilas, pero con el mismo encanto 🙂

*1 / *2 / *3 / *4 / *5 / *6 / *7 / *8 / *9


Source: ATrendyLife

VIAJAR A HOLANDA: LA HAYA Y ROTTERDAM
Valora este post
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.