¡Por fin voy a tener un huerto urbano! Mis trucos para conseguirlo

0
922
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Un huerto en la terraza. Esa es la idea que ha estado años rondándome por la cabeza (y me consta que no soy la única). Muchos nos hemos imaginado una escena idílica en la que, sin apenas esfuerzo, un buen día nos descubríamos recogiendo un tomate perfecto, de un rojo brillante, para hacernos una ensalada de la que sentirnos orgullosos. Bien… mis experiencias pasadas nunca fueron exactamente así. Entre el desconocimiento, las expectativas irreales y, para qué engañarnos, un poco de dejadez, siempre he acabado abandonando el plan inicial. Pero este año es el definitivo, así que la primera decisión que tomé fue ponerme en manos de un experto.

Cooking2

Contacté con Javier Grien tras haber visto un vídeo en YouTube en el cual asesoraba a una pareja para comenzar su huerto urbano y descubrir que vivía cerca de mi ciudad. Javier es ingeniero técnico agrícola y especialista en agricultura ecológica.

Quería que alguien me ayudara desde el primer paso hasta ver esas verduras en mi mesa. Y estos son los consejos que recibí por su parte:

¿Cuánto espacio necesito?

Ese es el primer drama. Todos sabemos que la mayoría de pisos de nuestras ciudades no destacan precisamente por andar sobrados de espacio. Ya bastante suerte hemos tenido si contamos con una terraza donde cultivar. En mi caso, tenía disponibles unos 5 metros cuadrados, aproximadamente, para cultivar. Javier me tranquilizó explicándome que, para una sola persona, es suficiente con 3-4 metros cuadrados para disponer de tomates y lechugas, por ejemplo, durante todo el verano.

Huerto

En términos más generales, considera que entre 8 y 10 metros cuadrados sería la extensión ideal para una familia de 3-4 miembros, que podrían disfrutar de lechugas, tomates, fresas y pimientos durante toda la temporada de primavera-verano.

Inversión inicial

Supongo que el plan inicial de quienes optamos por montar un huerto en nuestra propia casa (urbana) no es ahorrarnos el dinero de la lista de la compra, pero tampoco sería demasiado rentable acabar invirtiendo muchos más euros de los que jamás gastaríamos en el supermercado. Javier me explicó los productos fundamentales que son necesarios para empezar:

  • Los recipientes: pueden ser mesas, maceteros, cajones de madera…, aunque lo ideal son mesas en altura, que nos permitirán trabajar en el huerto sin doblar la espalda. Es imprescindible que tengan un agujero en la parte inferior para evitar que las raíces se encharquen con el riego, lo que acabaría matando las plantas. Cuanto más grande sea el recipiente, más espacio tendrán las raíces y más vigorosas crecerán las plantas, pero esto, claro, depende del espacio del que dispongamos (la profundidad mínima debe ser de 40-50 centímetros).

  • Tierra o turba: la encontraremos en cualquier tienda de jardinería. Aporta soporte y aireación al cultivo.

  • Compost o humus de lombriz: es el componente que aportará los nutrientes necesarios para que las plantas crezcan correctamente. El humus de lombriz lo podemos encontrar también en tiendas de jardinería y, si decidimos hacerlo todo ya muy pro, el compost podemos crearlo nosotros mismos con los deshechos orgánicos de nuestra propia casa.

Huerto2

El presupuesto total de estos tres elementos rondaría los 30 euros por metro cuadrado, aunque dependerá mucho de los recipientes que elijamos y lo «bonito» que queramos poner nuestro huerto. Solo faltaría seleccionar las semillas, pero no incrementarán demasiado nuestra inversión. Por poner un ejemplo, un paquete de 1.000 semillas de lechuga cuesta en torno a 2 euros.

¿Cómo empiezo?

Tras colocar los recipientes, debemos mezclar la tierra o turba a partes iguales con el humus o compost e introduciremos las semillas. Dependiendo de la época del año y del cultivo, el riego variará: en épocas de mucho calor, debemos regar a diario. Según el consejo de Javier, debemos aprender a ser intuitivos con respecto al riego: si al tocar la tierra, la encontramos seca, tocará regar más a menudo. Si está encharcada, debemos reducir la frecuencia de riego.

Regar

El riego lo realizaremos siempre por la noche para aprovechar mejor la humedad. Es importante regar siempre la tierra, nunca las plantas en sí. También debemos cubrir la tierra con acolchados (paja, hojas secas) para evitar que crezcan malas hierbas y porque, al mismo tiempo, al descomponerse van abonando el suelo.

¿Es ahora un buen momento para ponerme a ello?

Definitivamente sí. La primavera es el mejor momento. Lo ideal es contar con 6 horas diarias de sol directo sobre el huerto, por lo que, sobre todo en zonas frías, el momento ideal es entre mayo y octubre. Cuanto más sol, más éxito tendrá nuestro huerto. Pero, ojo, también debemos elevar los recipientes del suelo (si no estamos utilizando mesas en altura) para evitar que las raíces se achicharren contra las baldosas de la terraza.

Zanahorias

Los cultivos son prácticamente iguales independientemente del clima. La diferencia radica en que en climas cálidos, el huerto es viable prácticamente durante todo el año, mientras que en zonas más frescas hay que aprovechar el clima de los meses de primavera y verano. Cuando tengamos un poco más de experiencia, podremos probar también con hortalizas de invierno, como coles o repollos.

¿Y qué cultivo?

No sé qué tienen los huertos urbanos con los tomates que siempre es lo primero que nos viene a la cabeza cuando pensamos en cultivar nuestros propios vegetales. Según me ha explicado Javier, los tomates son precisamente el cultivo más difícil, ya que son bastante propensos a contraer enfermedades, especialmente en zonas húmedas.

Tomates

Lo más sencillo, y por lo que deberíamos comenzar, son las lechugas, los pimientos, las minizanahorias, las fresas y los rábanos. Ya podemos ir pensando en las recetas que prepararemos con ellas.

¿Qué más debo saber?

Javier nos da las claves de un cultivo exitoso:

  • Rotación: no plantar siempre lo mismo en el mismo sitio.

  • Asociación: las plantas tienen preferencia por tener otras plantas al lado. Por ejemplo, las cebollas crecen bien al lado de las zanahorias.

  • Biodiversidad: cuantas más plantas diferentes cultivemos, mejor.

Verduras Caseras

¿Y algún truquito?

Javier Grien considera imprescindible cultivar flores y plantas aromáticas junto a las hortalizas, ya que atraerán a los depredadores de posibles plagas. Además, su olor repelerá a los insectos que podrían atacar a los cultivos.

Hierbas Aromaticas

¿Cuándo veré resultados?

Vamos al grano. La paciencia no destaca entre mis virtudes, así que sé que si no veo resultados relativamente pronto, el proyecto de huerto urbano se quedará en eso… en un proyecto.

Los primeros resultados dependerán del cultivo. Por ejemplo, los rábanos se cosecharán a las tres semanas; las lechugas y los calabacines, alrededor de mes y medio; los tomates (si es que nos hemos atrevido con ellos) tardarán en torno a tres meses y medio; y los pimientos, sobre tres meses.

Cooking

¿Cómo lo veis? Yo esta vez estoy decidida y ya me veo en un par de meses cosechando los resultados y cocinando mis propias hortalizas. Y vosotros, ¿os animáis con el huerto urbano?

Fotos | Ikea y Pixabay.

En Trendencias | Las 17 cosas que tienes que escuchar cuando eres vegetariano o vegano

También te recomendamos


Pantalón Yokapant de Diesel


Cinco aspectos que el autónomo debería gestionar online


Después de una semana buscando casa, tengo algo que decir


La noticia

¡Por fin voy a tener un huerto urbano! Mis trucos para conseguirlo

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Abril Camino

.



Source: trendencias

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.