LA IMPORTANCIA DE UNA SONRISA BONITA

0
549
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Sonreír es un placer en todos los sentidos, la verdad. Recuerdo cuando era más jovencita que me daba mucha vergüenza y nunca enseñaba los dientes, no porque no los tuviera bien, sino porque creo que era un tema más de confianza. Hoy sonrío sin problemas y me encanta reírme a carcajada limpia, me gusta mi sonrisa y creo que todos estamos más guapos cuando nos mostramos felices. ¡Ojo! También la sonrisa hay que cuidarla, así yo este verano me hice un blanqueamiento tal y como os conté mi Facebook y Twitter y muchas me hicisteis muchas preguntas y afirmaciones que preferí contrastar con la Doctora Elida Blanco de Qmax Dental de Maxilo Quirón en Barcelona, para así luego contaroslo bien y esto es lo que me contó… ¡así salimos de dudas!

Yo partí ya de una base muy blanca, la Dra. Blanco siempre me lo decía, así que no necesité mucho para conseguir un tono casi perfecto. Aun así, yo aprecié la diferencia sobre todo entonces, ahora ya me he acostumbrado más a verme…

1. ¿Por qué es conveniente hacerse un blanqueamiento frecuentemente? ¿Cada cuánto tiempo?

El blanqueamiento es un tratamiento puramente estético, por lo cual su necesidad desde el punto de vista de salud oral es relativa. Sin embargo es un tratamiento que de una manera fácil y rápida permite mejorar la sonrisa. Dado que los resultados obtenidos después de un blanqueamiento dental no son para siempre, se recomienda hacer recuerdos periódicos para un buen mantenimiento. Dependiendo del caso y de los hábitos de cada paciente, la estabilidad del color puede durar aproximadamente unos dos años. Sin embrago son los requerimientos estéticos del propio paciente quienes marcan la frecuencia del blanqueamiento. En general, los recuerdos se realizan una vez al año. La aplicación de manteniemiento suele ser más corta, ya que es más fácil mantener el color del diente blanqueado, que cuando partíamos del color más oscuro.
2. Mitos 
Ante todo decir que antes de realizar un tratamineto de blanqueamiento dental, se debe hacer una revisión oral previa que descarte cualquier tipo de patología que contraindique el tratamiento. En caso de haber patología hay que tratarla previamente. Por supuesto que el blanqueamiento se debe realizar supervisado por un profesional cualificado en la consulta dental para evitar riesgos que, en ese caso sí que supondrían un daño para el paciente. Si es así, en general, el blanquemiento dental es seguro y no supone ningún daño significativo para el esmalte. 
Sin embargo, en ocasiones sí que existen efectos secundarios durante o en las horas siguientes al tratamientos. Es relativamente frecuente tener sensibilidad dental, sobre todo en los blanqueamientos realizados en la consulta. Suele desaparecer en general antes de las 48 h de finalizado el tratamiento. En ocasiones, es necesario hacer sesiones cortas y más espaciadas, y en los casos de blanquemiento a domicilio, hacerlo a días alternos. A mí siempre me gusta aplicar flúor tópico al final de cada sesión o en las vistas de revisiones en los casos a domicilio, para compensar esta sensibilidad. Algunas veces puede haber irritación a nivel de la encía, por el contacto con el producto blanquedor. La concentración elevada de peróxido de hidrógeno que se utiliza en la cosulta, requiere ser muy meticuloso en la aplicación. De lo contrario, se podrían producir lesiones en las partes blandas ( labios, encía, lengua…). Por este motivos, se utilizan unos aislante en la encía, previamente a la aplicación del producto blanqueador.
 3. Alimentos
Durante el tratamiento y en los días posteriores, es importante evitar todos aquellos alimentos y bebidas que nos puedan manchar los dientes, así como el tabaco. Evitarlos, ayudará a obtener un color mejor y evitará que se manchen de manera prematura ya que tienden a teñirse más los días posteriores a la sesión de blanqueamiento. Pensemos en aquellos que mancharían de forma evidente una superficie blanca:remolacha, cerezas,fresas, arándanos, salsas “oscuras”, chocolate negro, café, colas, vino tinto, zumo de tomate….
 
Dado que en ocasiones hay sensibilidad dental, es conveniente evitar bebidas que contengan ácidos que puedan agravar la situación : piña, refrescos ácidos, vinagre..
 
Por supuesto, que la tendecia a la recidiva del color inicial, va a estar también condicionada por el tipo de hábitos alimenticios. De manera, que sería recomendable regular el consumo de los alimentos y bebidas que he citado anteriormente.
 4. Buenas prácticas 
Al margen del color de nuestros dientes lo importante es tener unos dientes sanos. Las mismas buenas prácticas que nos dan una buena salud oral, combinadas con ciertos hábitos, nos van a permitir alargar el color blanco conseguido después de un tratamientoto blanqueador. Realizar una higiene oral meticulosa a diario, no sólo con cepillado sino con hilo dental después de cada comida es imprescindible. Visitar al dentista una vez al año nos mantendrá una boca sana. En ocasiones, después de un año del blanquemiento nos parece que los dientes han recuperado el color incial, sin embargo tan solo es una percepción ya que nos hemos acostumbrado a ello. Con la referencia del color obtenido, el profesional nos podrá aconsejar si está indicado hacer algún rceuerdo de blanqueamiento.
Evitar bebidas y alimentos de tonalidad oscura en la medida de lo posible, así como hábitos que puedan teñir los dientes como fumar, comer regaliz…Ciertas tinciones se pueden eliminar simplemente con una higiene y un pulido en la consulta sin requerir más.
 5. Productos 
Aquí se abre un mundo comercial muy extenso. Buenas campañas publicitarias y resultados dudosos. Dado que la cosmética dental, se ofertaba en gimnasios, centros de belleza, peluquerías…,se legisló que los productos que no requerían la supervsión de un profesional cualificado, no podían superar una concentración de peróxido de hidrógeno determinada. Esto hace que el efecto blanquedor de estos productos sea prácticamente inexistente. En cuanto a las pastas dentífricas llamadas “blanqueadoras”, hay unas que eliminan las manchas externas, de manera que son abrasivas y totalmente desaconsejables porque desgastan el esmalte. Las que contienen peróxido de hidrógeno, poseen una concentración gan baja y están a lo sumo tres minutos en boca (…..quién se cepilla más?..), y ni por el timpo ni por la concentración pueden ofrecer los resultados que publicitan. Cabe mencionar las de dióxido de titanio, que a parte de las dudas respecto a su toxicidad, lo que producen es un efecto óptico inmediato que desaparece al eliminarse el pigmento… En definitiva, el mejor producto es un buen cepillo asociado a una buena técnica de cepillado, con seda dental, destreza y tiempo…sin olvidar las visitas al dentista y si tusnecesidades lo requieren hacer un blanuemiento profesional ya sea en clínica o en casa concubetas. Con productos profesionales adecuados y de calidad. Todo esto y a lucir sonrisa.
Espero que os hayan gustado los consejos y… ¡a sonreír se ha dicho!


Source: ATrendyLife

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.