HABITOS DE ALIMENTACIÓN SALUDABLE PARA ESTE 2018

0
254
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Ya han pasado los temidos excesos navideños, los primeros sustos al subirnos a la báscula tras comernos el roscón y, en definitiva, hemos vuelto al verde, a las cinco piezas de fruta y hemos retomado toda nuestra actividad deportiva saliendo a correr todos los días… ¡Jajaja! ¡Una cosa son los dichos y otra, los hechos! Por eso hoy quería contaros mis “objetivos” de vida saludable perfectamente alcanzables y sin volverme loca, porque todo en la vida es cuestión de equilibrio y la alimentación, es una de ellas. De lo que comamos y cómo lo comamos, dependerá nuestro estado de ánimo y lo más importante, nuestra SALUD.
Esta foto es de un día de las vacaciones de Navidad en la que nos llegó una gran cesta de fruta como “aguinaldo” de parte de un cliente. Lo mejor de todo es que días más tarde llegó otra y nosotros, felices. Las Navidades anteriores ya nos habían agasajado con este detalle y os prometo, que se agradece muchísimo, sobre todo cuando sabes que esos días flotaremos entre turrones, copas con vino, champagne y platos con miles de salsas en las que yo por supuesto, rebaño mi rodajita de pan.
Yendo al grano y sin más dilación, os voy a dejar mis objetivos alimenticios para este 2018, que no son más que una serie de hábitos saludables fáciles de llevar a cabo en nuestro día a día.
PLANIFICAR LAS COMIDAS Y PLATOS CON UN CALENDARIO.
Sí, soy una persona que planifico todo. Mi agenda, mis viajes, mis ratos de ocio… Sé que para este año os dije que quería que todo fluyera más y así es, pero algunos temas tienen que estar atados.
En este sentido, nunca había hecho un menú de comidas semanales ni me había parado a pensar la semana previa qué comeríamos. En casa íbamos improvisando sobre la marcha, sabiendo si comíamos en casa juntos, si fuera, si uno tenía viaje y el otro comía solo lo primero que pillaba y que se hacía…
Eso de improvisar a veces si no hay nada en la nevera o si lo que hay no te apetece e irte a dar un capricho está bien, pero os puedo decir que esta semana pasada que comenzamos con este método, ha sido todo un éxito. Realizamos la compra semanal mejor y además, comimos más sano ya sabiendo el menú, está todo como más ordenado.
MENOS AZÚCARES Y PROCESADOS
Ya os conté el año pasado que era una auténtica adicta a todo lo que lleve azúcar y alimentos procesados en éste vídeo de Youtube en mi Canal A trendy life
Con ese tipo de adicción me refiero a dulces de todo tipo, snacks tipo patatas fritas, cacahuetes, es decir, todas las cositas de picoteo y el fast food, el cual contiene gran cantidad de azúcares.
Yo considero la adicción del azúcar como si fuera una droga. Yo no estoy rehabilitada del todo, me lo tomé en serio un mes y medio y luego ya lo fui introduciendo porque mi cuerpo lo necesitaba. En septiembre del año pasado recaí y me dio de nuevo por esa ansiedad tan típica de dulce y ahora parece que lo llevo mejor. Estoy en el punto que no hay que ser radical, si me apetece algo me lo tomo, pero intento controlarme más aunque haya un día que me paso.
Lo ideal es comer dulces más artesanos, caseros o de pastelerías que sabemos que son de fiar. Postres que merezca la pena comer. Lo mismo con las salsas y otros alimentos que podemos elaborar nosotros y controlemos qué tipo de ingredientes les ponemos. Ahí está el equilibrio, aunque los que comemos fuera y pasamos mucho tiempo de casa, a veces nos tenemos que adaptar a lo que hay…
MÁS MERCADO
Con esto me refiero a ir a los establecimientos de confianza en los que sabes que el producto es mejor. Fruterías de calidad, en lugar de verdura y fruta ultra-procesada, carnicerías y pescaderías con producto fresco… ¡Ojo! No digo que en las grandes superficies no se pueda comprar, pero yo sé en cada una de ellas qué puedo comprar y qué no, aunque para ciertas cosas, tengo claro donde acudir, siempre hay excepciones, pero por ejemplo la fruta y verdura de mi Frutería habitual no la cambio por nada pero por ejemplo Lidl y otros supermercados tienen fruta y verdura fresca de proximidad exquisita…
Resumiendo: no cojas los tomates del paquete de la estantería del súper y reserva parte de tu tiempo a comprarlo en la frutería cercana.
MÁS VERDE

Desde hace tiempo consumimos en casa más verduras, hortalizas y fruta que nunca. Todo verde, fresco, nos sienta fenomenal. No significa que hayamos dejado de tomar carne o pescado, sólo hemos reducido su consumo y hemos incrementado las raciones de hortalizas en todos los platos y nos sientan de maravilla.
MENOS CARNE Y PESCADO
Como os decía antes, no me considero una radical y creo que como en todo, la clave está en el equilibrio. Ni comernos cuatro entrecotes a la semana ni eliminar la carne de nuestra dieta, al menos, en nuestro caso. No voy a entrar en polémicas con las modas de si todo es malísimo etc…, pero sí que en nuestro hogar comemos menos carne y pescado que antes, ¡pero lo seguimos comiendo! 
¿LÁCTEOS? ¿SÍ O NO? ¿BEBIDAS DE SOJA, AVENA, ARROZ?
¡Ay la leche, la leche! ¡Cuánta controversia ha creado! Están quienes se ríen de todas las teorías, quienes se las creen a pies juntillas y los que en función de cómo nos sienta, decidimos.
No he sido una persona de tomar muchísima leche, pero no renuncio a mi café con leche, mi chocolate caliente si me apetece, etc… Si abuso de según qué leche, se me hincha el estómago, por eso intento tomarla sin lactosa (no soy intolerante pero no me sienta del todo bien la normal), sobre todo con el café que no me gustan otras bebidas sustitutas.
Sobre el resto de bebidas, yo no las considero leche, son derivados. En casa utilizamos sobre todo de Avena y de Arroz que utilizamos para diferentes momentos y bebidas… ¡en la variedad está el gusto y hoy hay de todo en el mercado!

REDUCIR EL CONSUMO DE CAFÉ
Nunca me había gustado el café hasta hace un par de años, cuando decidí sustituir mi vaso de leche con 7 cucharadas de Nesquik (una animalada que no me sentaba nada bien), con leche con Nescafé para comenzar. Comencé a tomarlo sin azúcar (me ocurre lo mismo que con las infusiones, me gusta su sabor así) y más tarde el café con leche comenzó a encantarme y lo asociaba a un momento de estar con gente, de pedirte tu café con leche calentito y disfrutar.  Una cosa es tomarte un café con leche o dos y otra, ya muchos más cuando eres una persona a la que le afecta la cafeína.
A finales del año pasado, tenía muchas reuniones y quedaba con mucha gente y claro, lo más socorrido es pedirte un café con leche aunque con leche sin lactosa (cada vez en más sitios tienen sin lactosa), pero de pronto me comenzó a doler mucho la cabeza. Eso unido a que tomaba más azúcar del habitual, fueron los desencadenantes. Reduje ambas cosas y el dolor cesó.
No renuncio a mi café con leche de por la mañana y a otro durante el día si me apetece, pero intento no abusar, aunque sé que el café tiene muchas propiedades, siempre con mesura, como todo 🙂
MÁS AGUA
Siempre he sido una persona de beber muchísima agua al día pero el año pasado, me empecé a olvidar de esa buena costumbre. Bebía cuando realmente estaba muerta de sed y al final del día me daba cuenta de que igual habían sido 2 o 3 vasos. Lo noté también el piel de mi cuerpo, que estaba más reseca, así que este año, aun sin sed, a veces me obligo a beber un poquito que ya sabemos todos los beneficios que tiene el agua para nuestro organismo…
DISFRUTAR Y NO VOLVERMOS LOCOS
En definitiva, ya veis que los consejos que he dado son pautas muy sencillas, no se trata de ningún régimen sino del equilibrio. En otro post o vídeo, os contaré más, creo que hablando me expreso mejor y así os puedo mostrar platos que comemos en casa, ¿os gustaría? ¡Ya me diréis!
Disfrutad del fin de semana en el que solemos hacer más excesos y cuidaros más entre semana, si os apetece un capricho os lo dais (uno, no 20) e intentar pensar lo que os hace bien a vuestro cuerpo y lo que no, al final es una cuestión de salud.
Omito aquí el tema del ejercicio, sea el que sea, no hay que volverse locos tampoco, pero caminar o subir las escaleras andando en lugar de coger el ascensor, puede ser un buen comienzo, ya que si combinamos la alimentación saludable con mover el esqueleto, el tándem es perfecto.
Ahora contadme vosotros, ¿cómo cuidáis vosotros vuestra alimentación?

Espero que os gusten este tipo de post, un abrazo y feliz lunes 🙂
*1 / *2 / *3 / *4 / *5 / *6 / *7 / *8 / *9


Source: ATrendyLife

HABITOS DE ALIMENTACIÓN SALUDABLE PARA ESTE 2018
Valora este post
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.