OUR TRIP TO LANZAROTE: BARCELÓ TEGUISE

0
36
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Por fin un poco de orden el del pasado fin de semana en el que me dio tiempo a muchísimas cosas, entre ellas, a ordenar y repasar las fotos de nuestro viaje a Lanzarote, una escapada que nos vino fenomenal y que disfrutamos muchísimo, muchísimo… Tenía tantas ganas de conocer esta isla, que una vez allí la disfruté intensamente.
Antes de ir me habían dicho que o la adoras y te enamoras de ella al instante, o todo lo contrario. Obviamente, ya sabéis en nuestro caso qué ocurrió… ¡estamos deseando escaparnos de nuevo para disfrutarla y seguir descubriendo todos sus encantos!

Esta isla volcánica tiene magia o al menos, yo así lo percibí. Sus paisajes llenos de contrastes, tan diferentes y especiales, me transmitían mucho y llamadme mística, pero notaba muchas energías en la isla, todas buenas, por supuesto.
Comenzando por sus gentes, Lanzarote es un lugar que enamora. Todo el mundo que nos encontramos por el camino fueron tan cordiales, tan amables, tan cariñosos, que hace que guarde muy buen recuerdo de ellos…

Muchos nos preguntasteis por nuestro hotel durante esos días y aunque os lo estuve contando todo por Instagram e Instagram Stories, hoy os lo quería enseñar al detalle.

Todas las fotos que veis están tomadas en el hotel, así os podréis hacer una idea de cómo es, los espacios, las habitaciones, tipo de buffete, etc… 
El hotel Barceló Teguise Beach es una auténtica maravilla. Está situado en Costa Teguise, una zona hotelera de la isla pero debo deciros que no da sensación de aglomeración, sino todo lo contrario… Es un hotel sólo para adultos, algo que en estos momentos de mi vida, yo valoro mucho (¡ojo! eso no quiere decir que esté a favor de prohibir los niños en los hoteles, sólo que cuando uno va buscando el relax y la paz, es más fácil sin tener niños jugando y tirándose a la piscina sin parar). Por eso, la paz impera en este hotel y el ambiente es muy tranquilo.

Yago pensaba que no íbamos a salir del hotel y que íbamos a disfrutar de un descanso continuo, porque sobre todo, después de ver el hotel, a uno le apetece no salir y disfrutarlo al máximo porque es absolutamente genial: esa piscina enorme perfecta para él, aprovechó a nadar mucho y al ser Lanzarote terreno de entreno de triatletas, Yago lo disfrutó encantado. Además, hay otra piscina y otra zona de solarium más tranquila, teniendo dos espacios así totalmente diferentes…
Lo cierto es que alquilamos un coche para todos los días y aprovechamos a descubrir al isla, luego llegábamos al hotel y nos relajábamos, disfrutando de sus atardeceres, de ese último ratito de sol, de sus zumos de frutas, de las maravillosas cenas y sobre todo, del buen ambiente que imperaba en el hotel…
Aquí por ejemplo, esta foto, está tomada desde la terraza de nuestra habitación al atardecer… ¡una auténtica delicia! 🙂

Ya sabéis que comer es uno de los grandes placeres que más disfruto. Comenzando por el momento del desayuno: es uno de esos instantes favoritos del día, más desde que ahora como más sano. Comenzando por el café que estaba riquísimo, la amplia gama de zumos naturales tan ricos, la fruta cortada, los dulces, la variedad en todo momento… ¡y esa terracita tan bonita donde también solíamos cenar, una maravilla!
En cuanto al resto de opciones la verdad es que estábamos deseando que llegase el momento de la cena porque había siempre alguna sorpresa: los postres, la zona japonesa – ya sabéis que adoro la comida japo -, comida canaria, otros días había otras cenas temáticas como mexicana y más que ahora mismo no recuerdo, lo que sí que tengo muy presente es que no me privé de nada (eso que lo intenté) y que disfrutamos tantísimo de la buena gastronomía del hotel que se me hace la boca agua sólo de pensarlo…

Los cactus estaban también presente en el hotel, al igual que en toda la isla… La zona de la piscina era sin duda mi preferida. Un remanso de paz en el que a pesar de estar lleno de hamacas y siempre hasta la bandera, todo el mundo estaba relajado, leyendo, descansando, reinaba la paz y el silencio y era una auténtica delicia…
A veces cuando llegábamos tarde de nuestro tour por la isla, aprovechábamos a tomarnos un baño cuando la piscina casi estaba desierta.

Después del baño, la duchita en la habitación o en el jacuzzi de la terraza, nos arreglábamos para ir a cenar. La verdad es que aunque cenábamos todos los días en el hotel, cada día era como una fiesta (ya os he dicho antes que para mí era uno de mis momentos preferidos), además, todo el mundo se arreglaba bastante para ese momento y después íbamos a tomar una copa o infusión a uno de los bares del hotel, donde el trato también era más que espectacular.

No olvidaré tampoco nuestra habitación tan bonita con la terraza y estas vistas con las que amanecíamos, ver el mar nada más levantarnos es algo que nos cargaba de energía…

Gracias Barceló Teguise por habernos tratado tan bien durante nuestra estancia,
 no sé cuando pero… ¡sé que volveremos!
*1 / *2 / *3 / *4 / *5 / *6 / *7 / *8 / *9


Source: ATrendyLife

OUR TRIP TO LANZAROTE: BARCELÓ TEGUISE
Valora este post
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.