Las dietas no son para mí

0
64
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
¿Existe alguien más que engorde cuando hace dieta? No sé si es que soy la especial, pero nunca he entendido a las chicas que están constantemente a dieta (incluso estando más delgadas que yo), que si les sobran tres o cuatro kilos, que si no se los quitan, y yo suelo pensar, pues vaya, con mi talla 40 les debo parecer una vaca. Y como me gusta tanto comer, la verdad es que no suelo ponerme a dieta, simplemente, cuando me paso, me cuido un poco para bajar algún kilo. Eso me funcionaba cuando era joven, la verdad, pero ya no. Y si intento hacer dieta, termino comiendo más de la cuenta.
Es decir, las restricciones no van conmigo. Si hay alimentos prohibidos, me apetecerán más que nunca, y todas las recetas que se me ocurran llevarán algún ingrediente no permitido. Por eso creo más en los pequeños cambios que en las dietas estrictas (y los dietistas me dan la razón), aunque es verdad que cuando quieres bajar peso, todo lo que restes cuenta. Entre las cosas que a mí si me funcionan para bajar peso:
  • Comer más fibra. Antes me costaba más ir al baño, pero desde que tomo más fruta, verdura y legumbres, es decir, una dieta más basada en las plantas, todo va mucho mejor, y se nota. El aceite acalórico también puede ayudar contra el estreñimiento si tienes una dieta con demasiada proteína. Son alimentos que te llenan y sacian sin sumar apenas calorías.  
  • Hacer más deporte. Aunque cuando voy a nadar luego tengo mucha más hambre, sí que es verdad que el deporte, aunque no te haga perder kilos, sí mejora la forma de tu silueta y la firmeza del cuerpo, y creo que eso es más importante aún que si pesas 55 o 60 kilos.
  • Evitar los fritos, los quesos grasos, las salsas y las comidas preparadas. Cocinar sano y preparar la comida en casa como toda la vida funciona de verdad, más que las dietas milagrosas.
  • Abandonar el azúcar casi totalmente. Es verdad que de vez en cuando sí que me doy algún capricho en forma de chocolate, pero cuanto menos azúcar tomas, menos te apetece. Ya casi nunca como tartas, porque me saben demasiado empalagosas, y el café me he acostumbrado a tomarlo sin azúcar. Lo he ido haciendo poco a poco y no es tan difícil. 
  • Comer en casa en lugar de comer fuera. Soy incapaz de comer en casa de mi madre o en un restaurante y decir no o no acabarme toda la comida del plato. Y en casa es más fácil controlar lo que como y las cantidades. Si no sabes resistir a la tentación, es mejor mantenerla fuera y lejos de ti.
  • Pensar que el peso es una cuestión de salud y de largo plazo, no algo que hagas durante una o dos semanas para “purgar excesos” o para poder permitirte comer más después. Esa mentalidad hace muchísimo daño. He comprobado que me gusta comer sano, que hay recetas vegetarianas deliciosas y son cambios que he ido adoptando para siempre. 

Source: mepasoeldiacomprando

Las dietas no son para mí
Valora este post
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.